Lo prometido es deuda…aquí os dejo la tarta que le preparé a mi padre por su cumpleaños, la Tarta Guinness.
Llevaba mucho tiempo queriendo hacerla, y me pareció la ocasión perfecta para hacerlo…el resultado fue muy bueno y a todos nos encantó.
Como todos sabéis, recibe este nombre porque su ingrediente estrella es la famosa cerveza Guinnness.
INGREDIENTES
– 250 ml cerveza negra Guinness
– 250 gr. mantequilla
– 75 gr. cacao en polvo (utilicé Valor)
– 400 gr. azúcar
– 140 ml. de nata líquida para montar
– 2 huevos
– 1 cdta. de vainilla líquida
– 250 gr. harina para repostería
– 2′5 cdtas. de bicarbonato
Para el frosting
– 300 gr. queso tipo Philadelpia
– 150 gr. azúcar glas
– 360 ml. nata líquida para montar
ELABORACIÓN
Ponemos en una cacerola la cerveza a calentar a fuego medio, sin que llegue a hervir, cuando esté caliente le añadimos la mantequilla cortada en trozos y lo vamos moviendo hasta que la mantequilla se derrita completamente, lo retiramos del fuego y lo reservamos. En un bol ponemos el cacao, el azúcar, la harina y el bicarbonato y lo mezclamos hasta que queden bien ligados todos los ingredientes y de un color uniforme.
En otro bol, ponemos la nata líquida, los huevos y la vainilla líquida y lo mezclamos, con un batidor, hasta que nos quede una mezcla uniforme, a continuación añadimos el contenido de la olla, la cerveza con la mantequilla, y lo mezclamos nuevamente hasta integrar bien ambas mezclas.
Una vez tenemos la mezcla líquida terminada se la vamos incorporando a los ingredientes secos y con unas barillas lo mezclamos energícamente hasta conseguir una masa uniforme y sin grumos, quedará bastante líquida, no os asustéis es así, luego solidifica y muestra una textura jugosa.
Pasamos la masa a un molde engrasado y lo introducimos en el horno, previamente precalentado a 180º, durante 50 minutos aproximadamente o hasta que lo pinchemos y veamos que sale limpio. Una vez transcurrido el tiempo, lo sacamos y lo dejamos enfriar en el molde, para posteriormente pasarlo al plato donde lo vayamos a presentar. Mientras preparamos el frosting, mezclamos el queso y el azúcar,  con cualquier batidor , hasta conseguir una crema suave, después le añadiremos la nata que previamente habremos montado y lo mezclamos con movimientos suaves hasta que estén bien integrados ambos ingredientes, conseguiremos una crema que pondremos sobre a tarta ya fría.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

You have Successfully Subscribed!