COMO PREPARAR UNAS DELICIOSAS MAGDALENAS DE QUESO MASCARPONE Y NARANJA. LAS MÁS ESPONJOSAS QUE PROBÉ!

 

Nos encanta elaborar recetas dulces, especialmente magdalenas, tenemos en el blog y canal de Youtube muchas recetas, todas ellas buenísimas. Pero después de probar esta receta de Teresa Vivancos, podemos decir que estas son nuestras favoritas. El zumo de naranja y sobre todo el queso mascarpone le dan una esponjosidad única. Son muy fáciles de hacer, tan solo hay que tener en cuenta unos cuantos trucos. El primero es ayudarse de unas varillas eléctricas o montadora para que nuestros huevos doblen el volumen, esto hará que nuestras magdalenas crezcan de manera regular en el horno. El segundo es tamizar muy bien la harina para que no se formen grumos al mezclar y tengamos que agitar con fuerza la preparación y pierda todo su volumen. Y el tercero es darle un reposo a la masa en los moldes ya en el frigorífico, al menos de una hora. El choque de temperatura que tendrá en el horno provocará que nuestras magdalenas crezcan bien y regulares. Y sobre todo no os paséis de tiempo al hornearlas porque si no quedaran secas. Una receta muy sencilla y deliciosa!

 

 

Ingredientes (para 5 magdalenas grandes):

 

2 huevos

100 gr azúcar

100 gr queso mascarpone

125 gr harina de trigo

60 gr aceite de oliva

80 gr zumo naranja natural

La piel rallada de una naranja

6 gr levadura royal

Una pizca de sal

Un tapón de anís dulce

 

En un bol verteremos los dos huevos con el azúcar y con la ayuda de unas varillas eléctricas lo montaremos hasta que blanqueen los huevos y doblen el volumen. Este proceso nos llevará 4 minutos. Añadir entonces el aceite, el zumo de naranja, el anís dulce y la piel de naranja rallada. Volveremos a mezclar de nuevo y añadiremos entonces el queso mascarpone que lo habremos trabajado un poco para ablandarlo, mezclaremos de nuevo. Juntar la harina de trigo, la levadura royal y la pizca de sal. Lo tamizaremos todo para que no hagan grumos y iremos añadiendo a la preparación poco a poco y mezclando con una lengua.

 

Verteremos la preparación en los moldes, a nosotros nos salieron cinco y las dejaremos una hora al menos en la nevera para que se asienten y así se horneen mejor. Pasada la hora podremos un poco más de azúcar encima de cada magdalena y lo hornearemos 15 minutos a 220 grados. Si vuestros moldes son más pequeños con 12 minutos será más que suficiente. Dejarlas enfriar sobre una rejilla, y estarán listas para acompañarlas con un buen café!

 

Sigue nuestras novedades diarias en nuestra cuenta de instagram ¡Te esperamos!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

You have Successfully Subscribed!